Cómo bajar el colesterol

Cómo bajar el colesterol

Bajar el nivel de colesterol en tu sangre debe ser un objetivo prioritario. Gracias a la práctica de hábitos saludables de vida vas a conseguirlo. El colesterol es uno de los problemas de salud más peligrosos que existen puesto que no avisa. De repente un día vas a hacerte unos análisis de sangre y descubres que sus niveles se han disparado.

No te va a doler nada ni vas a sentir molestias, pero está ahí. Se va a acumulando en tus venas y arterias reduciendo el paso de sangre por las mismas. Por eso necesitas limpiarlas de éstos residuos para evitar enfermedades cardiovasculares.

Cómo bajar el colesterol - Hábitos Saludables de Vida

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es un residuo alimenticio que se va acumulando en nuestras venas y arterias obstruyéndolas poco a poco. Muchos alimentos contienen entre sus componentes diferentes tipos de grasas. Aquellas que son más saturadas, son más propensas a convertirse en colesterol perjudicial para nuestra salud.

Cuando ingerimos alimentos con altos niveles de grasas saturadas, aumentamos nuestros niveles de colesterol en sangre. Los alimentos pasan al estómago, dónde son digeridos. Una vez terminado este proceso, los nutrientes pasan a la sangre.

Los residuos son más “pegajosos” y tienden a pegarse en las paredes de nuestras venas y arterias. De este modo, no llegan en su totalidad a los filtros de la sangre de nuestro cuerpo que son los riñones. Se van quedando por el camino y luego son muy difíciles de eliminar. Los residuos que consiguen llegar a los riñones son expulsados a través de la orina. Otros son transferidos al intestino grueso y se eliminan en forma de heces.

Tipos de colesterol

Muchas veces habrás oído hablar de colesterol bueno y colesterol malo. Eso es así porque uno es más beneficioso cuanto mayor sea su nivel en nuestra sangre, mientras que el otro tiene el efecto contrario. Se conoce como colesterol bueno al denominado colesterol HDL. Por otro lado, el colesterol malo es conocido como colesterol LDL.

El colesterol LDL se produce en nuestro cuerpo al ingerir alimentos con alto contenido en grasas. Es el encargado trasladar el colesterol desde el hígado hasta las diferentes partes del cuerpo en las que se necesite esta grasa. Por el camino puede que se vayan quedando restos en los canales de comunicación de nuestro cuerpo, las venas y arterias.

Aunque es cierto que hay personas que su propio cuerpo produce una cantidad más alta de este colesterol, la gran mayoría proviene de una alimentación poco saludable. También aumentan sus niveles de manera considerable con el consumo de sustancias tóxicas (drogas, alcohol,…). Siempre es necesaria una cantidad de grasa en nuestra alimentación que nuestro cuerpo utilizará como reserva en caso de necesidad. Pero debe estar muy medida para no excedernos de los límites recomendados.

El colesterol HDL es conocido como el “bueno”.  Se le conoce por ese nombre porque es la proteína encargada de transportar el colesterol desde las venas y arterias de nuestro cuerpo hasta el hígado. El hígado hace de almacén de este tipo de grasa y lo reparte cuando es necesario en otra parte del cuerpo. Tener niveles altos de colesterol HDL indica que nuestro organismo es más eficiente a la hora de reponer esta sustancia.

Cómo saber si tengo colesterol

Unos niveles de colesterol altos en tu sangre no se manifiestan de manera directa en tu cuerpo. Puede que los tengas y no lo sepas porque no vas a notar nada en un primer momento. Aparecerá un día cuando ya sea demasiado tarde en forma de enfermedad, paro cardíaco, ictus cerebral,… Para evitar estas desagradables sorpresas lo mejor es que acudas a tu médico de cabecera y le solicites que te de cita para realizar unos análisis de sangre completos en tu centro de salud.

Pasos para saber si tengo el colesterol alto

  1. Una vez que tengas la cita acudirás a tu centro y allí te realizarán la extracción de un tubito de sangre (es la práctica más habitual).
  2. Tendrás que acudir en ayunas y a primera hora de la mañana. De esta forma se garantiza que los niveles de cada componente en tu sangre estén lo más estabilizados posibles y que los resultados sean fiables.
  3. Si eres propenso a sufrir mareos cuando ves sangre, es mejor que solicites que te hagan la extracción tumbado en la camilla (de lo contrario se hace sentado en una silla). De ese modo estarás más tranquilo y no sufrirás ningún tipo de mareo o desmayo.
  4. Una vez terminada la extracción con éxito, tendrás que apretarte la zona del pinchazo con un algodón durante unos minutos. De ese modo, se previene la aparición de moratones en la zona.
  5. El tubo de sangre extraída será analizada en un laboratorio y los resultados se enviarán a tu médico de cabecera unos días después (menos de una semana en condiciones normales).
  6. Cuando acudas a por tus resultados, el médico te explicará los mismos y te indicará los valores en los que te encuentras. En el papel de los resultados aparecen los rangos entre los que debe estar cada aspecto analizado para que sea apto y saludable.
  7. Si el colesterol o los triglicéridos superan los valores indicados, deberás seguir una serie de hábitos saludables para empezar a reducirlos. En ocasiones, si los niveles son muy altos, pueden ir acompañados de una medicación que tu doctor te recetará en tu caso concreto.

Cómo reducir el colesterol

Reducir el colesterol no es tarea fácil cuando tenemos unos niveles elevados en sangre. Que no sea fácil no quiere decir que sea imposible. Siempre es mejor no llegar a la situación más extrema. Lo mejor es utilizar métodos de hábitos saludables que ayuden a prevenir que el colesterol se vaya depositando en los vasos sanguíneos.

A través de métodos naturales, podemos reducir el colesterol en nuestro cuerpo. Este tipo de acciones consisten en:

  1. Ingerir alimentos que no sean de elaboración industrial. Los productos que son elaborados en fábricas, suelen llevar entre sus componentes multitud de añadidos químicos para darles más sabor o proporcionarles una fecha de caducidad más amplia. Además, llevan grasas hidrogenadas que debemos evitar consumir a toda costa.
  2. Realizar actividad física en el medio natural varias veces a la semana. Una vida activa y poco sedentaria favorece la reducción del colesterol. Gracias a nuestro movimiento, el corazón va a bombear más rápido la sangre de nuestro cuerpo. Como consecuencia, el paso más rápido de la sangre por las venas producirá una mayor efecto de limpiado de las paredes de las mismas donde se van depositando los residuos como el colesterol o los triglicéridos.
  3. No consumir sustancias tóxicas que sean perjudiciales para el organismo. El consumo de alcohol o tabaco contribuye en gran medida a la obstrucción de los vasos sanguíneos. De este modo aumenta notablemente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o ictus cerebrales por obstrucción de los conductos del aparato circulatorio.

Alimentos que bajan el colesterol

Existen muchos tipos de alimentos que pueden ayudarnos a eliminar el colesterol del nuestro cuerpo. Los que más propiedades tienen en este sentido son los conocidos como superalimentos. Estos alimentos que poseen la categoría de “Súper”, en su gran mayoría tienen el poder de ayudarte a reducir el colesterol.

También son conocidos como buenos alimentos para aumentar el colesterol HDL (bueno) los frutos secos (almendras, nueces, avellanas,…). Se recomienda comerlos a la hora del almuerzo o de la merienda, ya que son alimentos que tienen un tipo de grasa de liberación lenta que es beneficiosa para nuestro organismo. No se recomienda tomarlos a la hora de la cena puesto que inmediatamente nos vamos a ir a dormir. De ese modo, no tendrían el efecto deseado que estamos buscando.

Otra forma de reducir el consumo de grasas en nuestra dieta es a través del consumo de fruta de manera habitual. Comer varias piezas de fruta al día evitará que tengas que saciar tu hambre con otro tipo de comidas grasientas y elaboradas de manera industrial. Cuando tengas hambre entre horas, es mejor que te tomes una fruta a que te comas una bolsa de patatas fritas o un bollo relleno de chocolate. Así vas a calmar tu apetito igualmente y lo vas a hacer de una forma sana. Si eres muy glotón o tus características corporales te exigen más alimentos para estar saciado, en vez de una fruta puedes comerte dos. Te aseguro que si consigues interiorizar y aplicar este hábito saludable, tu cuerpo te lo agradecerá.

Una manzana al día, aleja al médico de tu vida.

¿Qué son los triglicéridos?

Los triglicéridos son grasas de nuestro organismo en su mayoría de origen vegetal y animal. Son adquiridos por medio de nuestra alimentación o producidos por el hígado. Los triglicéridos tienen una función muy importante en nuestro organismo, ya que son una reserva energética para los momentos en los que tenemos una alimentación insuficiente.

Están presentes en varios alimentos comunes de nuestra dieta, pero la mayor parte suele ser producida por nuestro hígado cuando comemos alimentos con alto contenido en carbohidratos. Por ejemplo, dulces, pastas, pan,… El hígado toma esos azúcares restantes y los transforma en triglicéridos para que puedan ser almacenados en los tejidos adiposos. De esta forma, sirven como reserva energética para momentos en que nuestro cuerpo sufra una necesidad de la misma.

Es conveniente mantener los triglicéridos dentro de sus valores normales para que sean beneficiosos. De lo contrario, pueden transformarse en algo malo para nuestra salud. Tener un exceso de los mismos en nuestra sangre puede producir efectos similares a los que produce el colesterol en nuestras venas y arterias. Por eso es conveniente medir sus niveles de manera habitual al menos una vez al año.

Cómo reducir los triglicéridos

Si tienes el nivel de triglicéridos alto, debes ponerte manos a la obra para empezar a reducirlo. Como en su gran mayoría entran a nuestro cuerpo a través de la alimentación, ésta última es la que debemos cuidar con una mayor atención. Una dieta equilibrada y variada es clave en este sentido. De esa forma conseguiremos estabilizar la gran mayoría de los componentes de nuestra sangre y evitar que algunos de ellos (como el colesterol o los triglicéridos) se disparen.

Disminuye tu consumo de productos elaborados con elementos refinados. Los azúcares industriales pueden convertirse en triglicéridos. Por lo tanto, evita cualquier alimento que tenga ese origen. Elimina el consumo de alcohol, tabaco o cualquier otro tipo de sustancia tóxica perjudicial. Aumenta el consumo de pescados con alto contenido en omega 3, como por ejemplo el salmón, las sardinas, el atún, la caballa,… El omega 3 es considerado un tipo de grasa beneficiosa para el organismo. Es el sustituto perfecto de las grasas saturadas procedentes de alimentos refinados. Añadir a tu dieta más alimentos vegetales, también influirá en la reducción del nivel de triglicéridos en tu sangre.

Si a una alimentación saludable le añadimos un estilo de vida sana, en todos los aspectos de nuestras rutinas diarias, estaremos consiguiendo reducir cualquier componente de nuestra sangre que pueda tener un nivel elevado y perjudicial para nuestra salud.

Valores de colesterol y triglicéridos normales

Los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, tienen que estar dentro de una serie de valores recomendados. Gracias a esta clasificación númerica, podemos comprobar cómo estamos actualmente. Si nuestros valores de colesterol y triglicéridos son más altos de lo recomendado debemos de tener mucho cuidado y empezar con una dieta sana y equilibrada junto con un estilo de vida saludable. Los parámetros son los siguientes:

Colesterol HDL (Bueno)

  1. Entre 40 y 60 mg/dL sería el valor normal.
  2. Si supera los 60 mg/dL es beneficioso.

Colesterol LDL (Malo)

  1. Lo ideal sería menos de 100 mg/dL.
  2. Entre 100 y 129 mg/dL se encontraría en los límites del nivel óptimo.
  3. Si el nivel de colesterol en sangre alcanza los valores entre 130 y 189 mg/dL sería un valor alto.
  4. Mayor a 190 mg/dL estaríamos hablando de un nivel muy alto de colesterol en sangre.

Triglicéridos

  1. El valor perfecto estaría por debajo de los 150 mg/dL.
  2. Entre 150 y 199 mg/dL sería el límite óptimo de niveles de triglicéridos en sangre.
  3. Un nivel de triglicéridos alto estaría entre los 200 y 499 mg/dL.
  4. Empezaría a ser algo peligroso para la salud sobrepasar los 500 mg/dL de triglicéridos en sangre.

Para saber más...

🏥 Especialista en educación para la salud y hábitos saludables de vida. Redacto en esta web todo lo que he aprendido a lo largo de mi carrera profesional. Mi objetivo es ayudar a cualquier persona, sin importar el lugar del mundo en el que se encuentre, a llevar un estilo de vida más saludable. 🌍💙