Técnicas de relajación

Tener la mente despejada es fundamental. Si tu mente no funciona, tú no funcionas. Pero tranquilo, existen muchas técnicas de relajación para que bajes pulsaciones. ¡Vamos a ver alguna de las mejores!

Relajación para parejas

Para que una pareja funcione, las tensiones que pueden surgir entre ambos deben suavizarse. Para ello, una de las mejores técnicas de relajación es el diálogo. Hablando solucionarás la mayor parte de los problemas que tengas con tu pareja. Pero no solo hablando, si no que tenéis que negociar y llegar a acuerdos.

Como ejemplo para que lo veas más claro, podéis repartiros las tareas. Si a uno de los dos le encanta planchar y el otro lo odia, esa tarea la debería hacer la persona que se siente mejor haciéndola. Parecerá una obviedad, pero por cosas así empiezan problemas que luego se tornan más grandes y más difíciles de resolver. Hablad siempre e intentar dejar todo claro o al menos la mayoría de los asuntos de pareja y convivencia.

Podéis probar a realizar cualquier tipo de actividad física juntos siempre y cuando os guste a ambos. Será un gran método de reducción de la tensión y el estrés. Además, si queréis ampliar vuestro rango de relajación, podéis echar un ojo a las siguientes técnicas de relajación en pareja que os van a venir fenomenal.

Ejercicios de relajación

Meditación

¿En qué consiste la meditación?

La meditación, al igual que cualquier otra técnica de relajación, va a partir de un ambiente calmado y tranquilo. Una vez que estés en un lugar en el que puedas tener esa paz, vas a poder meditar correctamente. De lo contrario sería fácil que te despistases con cualquier ruido o agente de distracción. Ésto te ocurrirá al principio, cuando empieces a practicar la meditación. Una vez que cojas ritmo y consigas evadir más tu mente, serás capaz de hacerlo casi en cualquier entorno.

Tendrás casi la misma habilidad que un monje budista del Tibet. Por cierto, hay documentos fotográficos de la momia de uno de éstos monjes que lleva en la posición de Loto (sentado de piernas cruzadas con cada pie apoyado en la parte interna del muslo contrario) más de 200 años. Aunque hay monjes budistas que afirman que sigue vivo pero que está en una meditación profunda llamada “tukdam” que es el paso entre la vida y la muerte.

El control de la respiración

La clave de la meditación se basa en el control de la respiración. Tienes que ser capaz de concentrarte en el movimiento de tu propia respiración y dejar de lado todo lo demás. Favorece el estar sentado con la espalda recta para que la respiración sea fluida. Es un acto de relajación de la mente, por lo tanto tienes que liberarla por completo de pensamientos. Práctica cada día durante un tiempo que se vaya aumentando con el paso de las semanas. Puedes empezar por intentarlo durante cinco minutos e ir subiendo un minuto más de meditación a cada día que pase. Lo ideal es llegar a estar una media hora en ese estado de relajación para liberar tensiones y estrés.  ¡Te animo a que lo pruebes, te va a ser muy útil!

La música como forma de relajación

“La música amansa a las fieras” dice una gran frase de Orfeo. Cuando estés practicando la relajación, tienes la opción de poner de fondo una música relajante a un volumen bajo. Gracias a la música puedes conseguir una liberación de la mente y el cuerpo. Ésto se debe a que el cerebro se relaja y deja de pensar en lo que estuviera pensando para concentrarse en el hilo musical. A continuación, una vez relajado el cerebro, se va relajando el resto de tu cuerpo de manera progresiva. Te recomiendo que utilices melodías con sonidos de la naturaleza o piezas de música clásica que no tengan letra para ser cantadas. De este modo evitaremos posibles distracciones y nos centraremos completamente en la meditación.

Mindfulness

¿Qué es el Mindfulness ?

Está es una de las técnicas de relajación que se derivan de la meditación convencional. Como te he explicado anteriormente, la meditación se basa en el control de la respiración y de la mente.

Para realizar la meditación se está normalmente sentado y en un lugar quieto con los ojos cerrados mientras se controla la respiración. Por el contrario, el Mindfulness consiste en saber sobrellevar de la mejor forma posible una situación actual que no es agradable para nosotros. Para ello, es obvio que necesitas un entrenamiento previo en el que tienes que aprender a controlar tus impulsos y emociones. Si lo consigues, no te dejarás llevar por sentimientos de ira, odio o repulsión (entre otros) cuando veas que algo no sale como tú esperabas.

El Mindfulness es una gran forma de aceptar la realidad y de tolerar la frustración que podría causarte la misma. Probablemente sea una de las técnicas de relajación de mayor utilidad para tu día a día. Siempre vas a encontrarte con cosas que no te gustan o que no te apetecen. De este modo, si eres capaz de controlarte a ti mismo a través del Mindfulness conseguirás superar esas situaciones con éxito.

Beneficios del Mindfullness

La frustración que te comentaba anteriormente, es uno de los grandes problemas del siglo en el que vivimos. La sociedad impone a través de la publicidad y los medios audiovisuales una serie de cánones casi inalcanzables para la mayoría de personas. Es por ello que aparece la frustración y como consecuencia se cometen actos de violencia. Gracias a esta técnica de relajación, vas a ser capaz de forjar un pensamiento crítico y a la vez una forma de ser tolerante. ¡Si lo practicas, tu vida irá a mejor! ¿Te animas?

Yoga

¿Qué es el Yoga?

Es una de las técnicas de relajación que más de moda está en este momento. Aunque hay que ser constante en su práctica para obtener unos resultados óptimos. Tiene su origen en la India, pero hoy en día se ha extendido por todo el mundo. Muchas personas dirigen la meditación que consiguen con el Yoga hacia un pensamiento religioso. En este caso, como estamos hablando de hábitos saludables, nos vamos a centrar en el ejercicio en sí mismo. Cada uno puede darle después el carácter que desee.

Esta disciplina de más de 350 años de antigüedad, combina la meditación, la respiración y la relajación en un mismo ejercicio. Es por ello una de las técnicas de relajación más completas que existen. El progreso que debes de seguir en su práctica debe ser gradual, puesto que hay ciertas posturas que requieren cierto entrenamiento. Tienes que evitar precipitarte y querer hacerlo todo muy rápido. Cada nueva postura requiere un tiempo de aprendizaje y práctica para evitar lesiones al realizarla.

¿Para qué sirve el Yoga?

El cuerpo se va a atrofiando a medida que pasan los años. Ésto no hay forma de evitarlo, pero gracias al yoga puedes reducirlo muchísimo. El realizar esta actividad todos los días puede darte unos niveles de flexibilidad y de bienestar que ni te imaginas. Además de por la edad, la atrofia muscular se produce por permanecer demasiadas horas sentados (algo muy habitual en la sociedad actual, ya sea en trabajos, colegios,…).

Gracias a esta técnica de relajación, vas a notar una gran mejoría en todo tu cuerpo. Vas a reducir muchos de los dolores de espalda, brazos y piernas que tienes en este momento que no lo practicas. Lo mejor de todo es que es una actividad que no exige apenas gastos económicos salvo una colchoneta fina y unos ladrillos de espuma para realizar ciertas posturas con mayor facilidad. Además, puedes practicarla en cualquier lugar que se te ocurra, desde una habitación hasta una playa frente al mar. ¿Es genial verdad?

Yoga para embarazadas

También es una técnica muy buena para embarazadas. En el embarazo tiendes a estar más tensa de lo habitual. Necesitas liberar toda esa tensión para tu buena salud y la del futuro bebé. Tendrás que realizar los ejercicios con una intensidad menor y habrá posturas que no puedas realizar debido al peso de la barriga. Pero no te preocupes, ya que existen otros muchos movimientos que si que puedes realizar y que te van a ayudar a sentirte mejor.

Está estudiado que tu bebé siente lo que tú sientes. Es por eso que, si tú te sientes bien gracias a la práctica del Yoga, tu bebé lo notará y se sentirá fenomenal. Puedes ponerle música puesto que a partir de la semana 22 de embarazo ya tiene bastante desarrollado el sentido del oído y puede percibir los distintos sonidos del exterior. Si te das cuenta, estar embarazada no es un impedimento para realizar Yoga, si no todo lo contrario. Es necesario que realices alguna actividad de este tipo para que estés más preparada (de cuerpo) y relajada (de mente) para cuando llegue la hora del parto. ¿A qué estás esperando para empezar?

Taichí

¿Qué es el Taichí? 

Si prefieres la acción o la relajación a través del movimiento, te recomiendo que practiques el Taichí. Es un arte marcial que procede de China y es de los más practicados en el mundo. Ésto es así por su facilidad para llevarlo a cabo y por la belleza que tienen sus movimientos. Lo pueden practicar desde niños hasta ancianos, por lo tanto ¡la edad no es una escusa para no hacerlo!

Al comienzo de la actividad se realizan unos ejercicios de respiración para relajar el cuerpo y la mente. Una vez relajado, se empieza a mover el cuerpo con movimientos finos y armoniosos. Ayuda a mejorar muchísimo tanto la salud corporal como la salud mental. Supone una gran liberación de la tensión acumulada y a su vez mejorar nuestra capacidad de coordinación y equilibrio.

Beneficios del Taichí para tu salud

Los beneficios del Taichí son numerosos. Gracias a esta modalidad de técnica de relajación conseguirás ganar agilidad y destreza de movimientos a la par que liberas el estrés y la tensión acumulados. Su gran implicación de movimientos corporales conseguirá que tu cuerpo se mantenga activo y tu salud más fuerte. Practicando esta actividad, como parte de tu rutina de hábitos saludables, lograrás que tu corazón se mantenga bombeando sangre por todo tu cuerpo a un ritmo alto eliminando sustancias tóxicas que se acumulan en tus venas y arterias.

Como puedes comprobar, es una técnica de relajación muy completa. También ten en cuenta que a la vez que pones en práctica este método de meditación con movimiento, estás realizando actividad física. ¿Puede ser una actividad más completa? Además, aprenderás métodos de defensa personal a través de los movimientos que conlleva la práctica del Taichí. ¿Es una pasada, verdad? Si empiezas a practicarlo, vivirás más relajado y te sentirás más fuerte. Te sentirás capaz de superar cualquier obstáculo que la vida te ponga por delante. ¡Adelante!

Para saber más...
Sigue descubriendo los beneficios del Equilibrio Mental.