Transporte de objetos pesados

Transporte de objetos pesados

El transporte de objetos pesados, puede suponer un riesgo importante para tu espalda. Si no cargas y repartes el peso de manera correcta, te puedes hacer bastante daño. Además, si lo haces de manera repetida, puede derivar en enfermedades crónicas o deformaciones en la zona de la columna vertebral.

La mayoría de los días tienes que coger algún tipo de peso y moverle de un sitio a otro. Por ejemplo, las bolsas de la compra de casa al supermercado o del coche a casa. Cuando ésto te pase, tienes que repartir bien el peso de la compra entre todas las bolsas que lleves. También tienes que intentar llevar el mismo número de bolsas en cada mano para compensar el peso. De lo contrario, puedes hacerte daño en la espalda, hombros y cuello o caerte por desequilibrarte.

Por lo tanto, tienes que incluir en tu estilo de vida saludable el hecho de transportar cargas de manera correcta. La prevención es siempre la mejor cura para cualquier enfermedad o lesión.

Transporte de objetos pesados - Hábitos Saludables de Vida

Manipulación manual de cargas

En todos los sectores laborales, se llevan a cabo múltiples movimientos y manipulación de cargas. Cuando estos movimientos se realizan de modo manual pueden ocasionar diferentes lesiones. Estas lesiones afectan mayoritariamente a la columna vertebral y a los músculos adyacentes. Ésto se debe a que cuando estamos en posición vertical, el peso de la cabeza, de los miembros superiores y del tronco se transmite a los miembros inferiores por medio de la columna vertebral.

Algo similar ocurre con el peso de las cargas que llevamos en los brazos, hombros o cabeza. Por eso, las vértebras situadas más abajo (las lumbares) son las que soportan el total de la carga. Las lesiones derivadas del movimiento manual de materiales tienen como origen la forma incorrecta en que se realiza esta operación.

Vamos a ver un ejemplo. Un peso de 10 kilos levantado correctamente ejerce sobre la columna vertebral una fuerza de 30 kilos. Por otro lado, si se hace incorrectamente esta fuerza pasa a ser de 150 kilos. Por tanto, levantar pesos de una forma incorrecta acelera el proceso de deterioro del disco intervertebral provocando entre otras lesiones lumbalgia ciática y hernia discal.

Si seguimos unas normas básicas de transporte de objetos pesados, evitaremos muchos accidentes y sobre todo los dolores que éstos acarrean a las personas que los sufren.

¿Qué es la manipulación de cargas?

Básicamente consiste en el traslado de una carga de un lugar a otro de manera manual, es decir a través de nuestro cuerpo como máquina para llevarla a otro sitio. Es recomendable utilizar técnicas de relajación que ayuden a tu cuerpo a ser más fuerte y flexible. De ese modo, te sentirás más preparado a la hora de intentar mover una carga.

Pero ¡ojo!, no todas las cargas pueden trasladarse con la fuerza de tus músculos. En ocasiones se necesitará utilizar máquinas artificiales que sean capaces de cargar y trasladar objetos muy pesados.

Imagínate que tienes que llevar un objeto que pesa bastante y cuyo volumen es grande. Antes de mover esta carga, te vas a preguntar ¿cómo lo hago para trasladar ésto hasta donde yo quiero? Puedes hacerlo a lo bruto, pero probablemente te lesiones o acabes rompiendo la pieza que quieres mover. Es por eso que te voy a dar una serie de pautas para que no te angusties y puedas realizar con éxito el manejo manual de esa pesada carga.

Pautas para la manipulación manual de cargas

Antes de mover una carga pesada, debes conocer una serie de  pautas que debes seguir para poder realizarlo con éxito y sin lesionarte. Un mal movimiento puede suponer una lesión crónica para el resto de tu vida. Por lo tanto es muy importante que te quedes con los siguientes consejos:

  1. Acercamiento del peso al cuerpo. Cuando se sujetan levantan o transportan cargas, se deben mantener lo más cerca posible del cuerpo. De esta forma la fuerza a la que se somete la columna es mucho más pequeña.
  2. Búsqueda del equilibrio. El equilibrio depende fundamentalmente de la postura de los pies. Si los pies no están bien situados y separados entre sí y convenientemente no alcanzarás una buena posición de equilibrio. Pero no basta con colocar bien los pies para asegurar el equilibrio, sino que además debes orientar los pies en el sentido del desplazamiento que quieres mover la carga. Cuando sea necesario realizar giros mientras transportas una carga, debes girar todo el cuerpo mediante pequeños movimientos de los pies.
  3. Posición de los brazos. Los brazos deben mantenerse pegados al cuerpo para que sea éste el que soporte el peso. Además, deben estar estirados manteniendo la carga pero sin soportarla por completo. De esta forma, se evita contraer los músculos de los brazos, lo que les obligaría a efectuar un esfuerzo equivalente a 15 veces el peso que se levanta.

  4. Espalda recta. Se utilizarás los músculos de las piernas para levantar la carga y no los de los brazos. Siempre realizándolo con la espalda en posición recta. De ese modo, reducirás el esfuerzo en la parte de la columna vertebral.
  5. Posición de las manos. Cuando cojas el objeto a levantar, debes sujetarle utilizando las palmas de la mano y los dedos. En ocasiones se comete el error de sujetarlo solo las puntas de los dedos.

Levantamiento de cargas. Transporte de objetos pesados

Un ejemplo concreto a la hora de realizar el transporte de un objeto pesado, sería el siguiente:

  1. Análisis. Analiza lo que quieres mover. Si es demasiado grande para ser transportado por una sola persona, pide ayuda a otra o a varias si es necesario. ¡No vas a ser menos valiente o fuerte por pedir ayuda! Sé inteligente.
  2. Flexión. Una vez que te veas capaz de moverlo, debes flexionar las piernas (NO la columna vertebral) y agacharte en cuclillas.
  3. Levantamiento. Agarra de la base del objeto con las dos manos e intenta levantarlo pegado a tu cuerpo. Para ello, estira las piernas que tenías flexionadas poco a poco.
  4. Estabilización. Cuando estés completamente erguido, comprueba que puedes cargar con ese peso y que estás estable. Es decir, que no tambaleas o notas que se te va a caer al suelo en cualquier momento.
  5. Traslado. Si percibes que puedes bien con ello, empieza a caminar despacito en dirección al lugar donde quieras llevar el objeto.
  6. Descarga. Llegado al lugar de destino, flexiona las piernas lentamente hasta dejar el objeto en el lugar que querías. No lo separes de tu pecho mientras lo bajas.
  7. Transporte de la carga completado. ¡Ya lo tienes! Has transportado un objeto pesado y de gran volumen de un sitio a otro sin romperlo y sin producirte ninguna lesión.

Expertos en transporte de cargas pesadas

Si el objeto o la carga que quieres trasladar es muy pesada, no te preocupes. Existen aparatos y máquinas de carga y descarga de objetos pesados para este tipo de transportes. Si lo que quieres trasladar de un sitio a otro no puede hacerlo una persona sola, ponte en contacto con un especialista en mudanzas. Estas empresas de transporte, que se dedican al traslado de objetos pesados, te darán una solución en función de lo que necesites.

Antes de producirte cualquier lesión utiliza la cabeza para pensar. Puede que por un momento se te pase por la imaginación la idea de que si haces un esfuerzo enorme, durante un pequeño tiempo, puedes mover el objeto. Mi recomendación es que te quites esa idea de la mente si no quieres acabar mal. Quizá exista alguna opción de que lo consigas, pero yo te garantizo que aunque lo consigas vas a lesionarte.

Postura correcta 

Cuando queremos mover un objeto, tendemos a agacharnos para cogerlo y trasladarlo con una serie de posturas que no son las adecuadas. La postura correcta debe ser como te he explicado anteriormente. La columna vertebral, como eje de tu cuerpo, sufre todos los impactos y la gran presión de llevar peso cargado en nuestro cuerpo. Es por ello que puede sufrir lesiones con cierta facilidad al igual que los hombros, el cuello u otras articulaciones de tu cuerpo.

El manejo manual de cargas debe realizarse siempre con la postura correcta. Si es una acción puntual, puede que tengas suerte y no sufras ninguna lesión aparente o grave. Pero si por tema laboral o personal tienes que trasladar cargas de manera manual con asiduidad, las lesiones en las zonas sensibles de tus músculos y de tus articulaciones van a aparecer. Y lo peor de todo es que se van a convertir en lesiones crónicas muy difíciles de curar. Por eso siempre debes prevenir estos daños corporales y realizar los traslados de objetos correctamente.

Zonas sensibles: La espalda, los hombros y el cuello

Estas partes de tu cuerpo son las que más sufren cuando cargas un peso. Es así porque la tensión de transportar un objeto pesado recae sobre ellas. Como puedes observar son partes delicadas y que si sufren una lesión son difíciles de curar. Son zonas que están en continuo uso por nuestra parte y los daños que sufren son más complicados de curar por ese motivo.

Ante todo prevención. Siempre te lo diré y te lo repetiré hasta la saciedad. Si puedes evitar cualquier daño es mucho mejor que tener que curarlo. Parece sencillo, pero es el principal motivo de lesiones en el transporte de objetos pesados. Las personas no planean la situación, toman una decisión errónea (por las prisas, la presión en el trabajo u otro motivo) y al final lo pagan con una dolencia en su cuerpo.

Transporte de mochilas para ir al colegio o al instituto

Cuando se trata de niños o adolescentes, se debe tener mucho cuidado a la hora de elegir la mochila para ir al colegio o al instituto. En estas edades, la columna vertebral aún se está desarrollando y puede sufrir daños o deformaciones si no se hace correctamente.

Pautas para elegir una buena mochila y realizar el traslado de materiales escolares

  1. Elegir entre una mochila de colgar a la espalda o una mochila de ruedas puede ser una decisión difícil. La mochila que es de colgar, tiene la ventaja de que puedes ajustarla a la espalda de la persona que la transporta. Y por otro lado la desventaja de que todo el peso recae sobre la columna vertebral de la persona que la lleva. La mochila de ruedas tiene la ventaja de que el peso va en el suelo y tiene ruedas para que sea más fácil desplazarlo. Como desventaja, cuando llegas a una escalera tienes que cargar con ella de la mano y puedes hacerte daño por sobre peso en un solo lado de tu cuerpo. Pasa lo mismo cuando vas tirando de ella con una sola mano. Esa zona de tu cuerpo se carga y se cansa. Por eso es recomendable llevarla por delante con las dos manos a la vez para que el hombro y el cuello no sufran tanto.
  2. La mochila (sea de la modalidad que sea) debe de tener un tamaño acorde a la persona que la tiene que llevar.
  3. A la hora de cargarla de materiales escolares, el peso no debería exceder más del 15% del peso de la persona que la transporta. De superar ese porcentaje correríamos el riesgo de sufrir una lesión en una probabilidad muy superior.
  4. Se recomienda llevar el material estrictamente necesario y el resto dejarlo en el pupitre de clase o en casa.
  5. Tener mucho cuidado a la hora de subir y bajar escaleras. El peso de la mochila puede hacer que la persona que la lleva se desequilibre. Ésto se produce porque su centro de gravedad está en ese momento en otro punto distinto al habitual.

Para saber más...
Sigue descubriendo los beneficios de la Higiene Postural.

🏥 Especialista en educación para la salud y hábitos saludables de vida. Redacto en esta web todo lo que he aprendido a lo largo de mi carrera profesional. Mi objetivo es ayudar a cualquier persona, sin importar el lugar del mundo en el que se encuentre, a llevar un estilo de vida más saludable. 🌍💙