Medioambiente

El medioambiente en el que vivimos es la clave de nuestra existencia. Sin un entorno equilibrado en todos los sentidos no habría vida en el planeta Tierra. Por tanto, es imprescindible cuidarlo. Si estropeamos lo bueno que tiene este lugar tan maravilloso donde vivimos, pagaremos las consecuencias.

¿Qué es el medioambiente? Definición

Si lo definimos de manera rigurosa, el medioambiente es un conjunto de elementos naturales relacionados entre sí y que son alterados por el factor humano. Entre estos elementos naturales podemos encontrar el agua, las plantas, los animales, el aire o la atmósfera, entre otros. Todo este conjunto, necesita tener un equilibrio para funcionar correctamente. La madre naturaleza es sabia y por sí misma es capaz de mantener dicha armonía.

El problema surge cuando el ser humano empieza a influir en este complejo sistema de relaciones naturales. El hombre, con el motivo de ampliar su riqueza o su poder, altera los elementos naturales a su antojo. Esta acción tiene una repercusión, ya que el equilibrio que tenía el medio natural se ve alterado cuando se modifican, eliminan o añaden sus componentes. Las consecuencias de estas acciones del hombre suelen traer de la mano respuestas de la naturaleza en forma de catástrofes. Tenemos que intentar modificar lo mínimo posible o no modificar el entorno natural que nos rodea. De ese modo, estaremos garantizando una buena calidad de vida para nuestra generación y las siguientes.

¿Por qué es importante el medioambiente?

Un medioambiente respetado y cuidado es sinónimo de una gran calidad de vida saludable en el lugar en el que se produzca. Vamos a ver un ejemplo: si vives en Nueva York, vas a respirar un aire mucho más contaminado y cargado de sustancias nocivas para tu salud que si vives en un poblado en la selva de Brasil. Es una comparación extrema pero es así. Las zonas dónde se concentra un mayor número de población suelen ir acompañadas de una contaminación mayor del entorno.

El ser humano genera en la actualidad toneladas de basura que proceden de los envases en cuyo interior se encuentran los alimentos que comemos. Toda esta basura es muy difícil de desintegrar por ser procedente de plásticos y productos tóxicos no biodegradables. Además, aún hay poca concienciación de reciclaje de basuras y la gente va tirando estos envases en cualquier sitio (en el mar, en los bosques, por las calles, en los ríos,…). Ahora que ya conoces que ésto es un problema, te invito a que intentes reciclar todo lo que puedas separando la basura que generas en tu día a día. Como ves, tienes la opción de empezar a cuidar el medioambiente sin moverte de casa.

¿Por qué cuidar el medioambiente?

Si no lo cuidamos, estamos condenando a la humanidad a su extinción. A largo plazo es lo que va a ocurrir si no se empiezan a cambiar las conductas de las personas. Cada acto de contaminación está contribuyendo a la destrucción del planeta Tierra. Aún no se conoce otro planeta similar a éste, por lo que te puedo asegurar que somos unos privilegiados por poder vivir en un lugar así. Lo mínimo que podemos hacer con este regalo que nos han dado, es cuidarlo.

Si no respetamos el medioambiente, vamos a contaminar el agua que bebemos, a destruir la atmósfera que nos protege de la radiación solar y del impacto de meteoritos, vamos a llenar el aire de partículas nocivas y vamos a eliminar por completo toda la biodiversidad de especies animales y vegetales que tenemos. ¿No crees que acabar con todas estas cosas tan buenas es una irresponsabilidad? Yo sí lo creo y pienso que debemos dejar este mundo igual o mejor de lo que lo encontramos. De ese modo la humanidad y todo este gran ecosistema que es la Tierra seguirá vivo durante mucho tiempo más.

¿Cómo conservar el medioambiente?

Preservar la vida y todo lo que la rodea es esencial y necesario. Para conseguirlo lo primero es ser responsable. A muchas personas su código ético les impide tirar un papel al suelo. En cambio a otras no les importa nada tirar un papel, una pila en un río o un colchón viejo en medio de un bosque. Los valores se consiguen a través de la educación y por eso hemos de incidir en ella. Aumentar el número de talleres para adultos en cuanto al reciclado de basuras o hacerlo más si cabe en los colegios. La clave está en que una persona, desde que es un niño, sea consciente de lo que supone tirar basura donde no debe. Sabiendo las consecuencias de sus actos, es más factible que lo haga bien y lo tire en su contenedor correspondiente.

Si vamos a hacer una excursión para contemplar y disfrutar de un entorno natural, debes dejarlo igual que te lo encontraste. Incluso si ves algún residuo (envoltorio, papel, plástico,…) puedes recogerlo y depositarlo en una papelera o contenedor que haya por allí cerca. Pero no solo debes de ser limpio cuando vas al campo, también debes serlo cuando estás en la ciudad o en el pueblo. Puede que haya barrenderos que se dediquen a limpiar las calles, pero tú como ciudadano tienes la obligación de ser responsable con tu entorno.

La mejor conservación se produce cuando no contaminamos nada. Es mejor evitarlo que tener que ir después a recogerlo. Ser considerado y responsable con el medioambiente puede convertirse en tu vida en un hábito saludable más. Todo ser vivo te lo agradecerá. Las plantas, los animales y el resto de personas prefieren un entorno limpio para vivir.

El cambio climático en la Tierra

Actualmente, el cambio climático es un hecho. Las temperaturas medias de la Tierra siguen subiendo cada año como consecuencia de la mayor emisión de gases contaminantes a nuestra atmósfera. Ésto produce el denominado efecto invernadero que permite que entren los rayos del sol y que cuando reboten en la Tierra para volver al espacio queden atrapados en nuestro planeta. Esto produce un sobrecalentamiento global que hace incrementar la temperatura en nuestro planeta.

¿Cuál es la solución? Dejar de emitir dichos gases contaminantes y esperar a que la atmósfera sea capaz de regenerarse de nuevo. Además, la emisión de ciertos productos, también están provocando un agujero en la capa de ozono (la cuál nos protege de las radiaciones solares). De este modo, el sol se está convirtiendo cada vez más peligroso y el número de enfermedades de piel por la exposición solar ha aumentado de manera muy elevada.

Consecuencias del cambio climático

El problema es que casi todo el sistema industrial y de transportes de la Tierra basa su energía en la combustión de combustibles fósiles (ya sea el petróleo o el carbón) los cuáles emiten estos gases tan contaminantes. Eliminar estas emisiones se antoja complicado a corto plazo, ya que se necesita cambiar todo el sistema por otro distinto que no contamine. Se avanza muy lentamente en este campo (muchas veces por intereses comerciales) ya que la venta de petróleo mueve una cantidad de dinero inmensa. Por suerte, estos combustibles tienen una fecha límite porque no van a durar para siempre, aunque espero que seamos más inteligentes y no esperemos a que sea demasiado tarde para empezar a mejorar todo el sistema. Nuestra vida está en juego.

Los polos están empezando a derretirse (el hielo cuando se calienta de vuelve agua) y ésto a gran escala va a provocar que el nivel del mar suba en todo el mundo. Las primeras consecuencias se van a ver en islas y zonas costeras cuya altitud no sea muy alta. Van a desaparecer. Sí, el mar se las va a tragar por la irresponsabilidad del ser humano. Sé que puede parecerte complicado cambiar todo esto desde tu posición, pero si que hay algo que puedes hacer. Cuando tengas que trasladarte de un lugar a otro, intenta utilizar un transporte público o un medio de transporte que no contamine. Si empezamos a sumar pequeños gestos, lograremos conseguir grandes objetivos. ¡Gracias!

Reciclado de envases y basuras

Un tema importante en la actualidad dado que casi todos los alimentos y bebidas que consumimos vienen en un envase que no es biodegradable. Imagínate la cantidad de toneladas de plástico, vidrio, papel,… que genera la humanidad a lo largo de un día en el planeta Tierra. Si calculáramos el número, sería una cifra estratosférica.

Para reducir este impacto de residuos se han colocado múltiples contenedores por los núcleos urbanos de población (ciudades, pueblos,…). Cada contenedor de reciclaje tiene un color distintivo. Dicho color nos permite saber si el contenedor es para depositar un tipo de residuo u otro. Los más importantes que te encontrarás son los siguientes:

Contenedor Azul

En este contenedor debes depositar todo el papel y el cartón que ya no vayas a utilizar. Gracias a eso se podrá someter a un proceso de reciclaje y reutilizar de nuevo. Cuando vayas a comprar una agenda, un cuaderno o un libro (entre otros) fíjate en si está hecho con papel nuevo o con papel reciclado. Si compras el que está hecho con papel reciclado también estarás contribuyendo a la conservación del medioambiente.

El papel y el cartón se producen a través de la madera. Para conseguir madera hay que talar árboles. Los árboles son fuente de vida, ya que intercambian dióxido de carbono por oxígeno durante la fotosíntesis. Ayudan a crear ecosistemas con animales y además sujetan el suelo para que no se erosione con tanta rapidez como lo haría si estuviese suelto.

Hay bastante conciencia sobre el reciclado de estos materiales hoy en día, pero no por ello debes bajar la guardia. Incita a otras personas a que reciclen. Es mejor para todos. Nuestra salud y calidad de vida se beneficiará de ello.

Contenedor Verde

En el contenedor verde debes dejar todos los residuos que estén hechos de vidrio. Cuando digo vidrio no me refiero a cristal puesto que son distintos. El cristal tiene entre sus componentes el plomo y por lo tanto es altamente contaminante. Se utiliza para fabricar ventanas, bombillas, espejos, lunas de vehículos,… Todos estos residuos de cristal debemos llevarlos a un punto limpio y allí nos indicarán en que contenedor debemos tirarlos.

Entre los envases de vidrio puedes encontrarte: botellas, botes de conservas, tarros de cosmética o de perfumería,… Todos estos residuos tienes que llevarlos al contenedor verde. Al estar fabricados de vidrio si pueden ser reciclados para su reutilización. Además, no es nada agradable encontrarse con cristales o vidrios rotos por la calle. Podríamos cortarnos o producirnos una lesión si los pisamos o nos caemos encima de ellos.

Contenedor Amarillo

El contenedor amarillo es el contenedor de los plásticos y el de los envases de aluminio. Entre lo que puedes tirar en este contenedor se encuentran: las latas de conservas, las latas de bebidas, envases de tetra brik, plásticos, envases de aluminio que vienen en comidas precocinadas,… Debemos ser muy atentos con estos residuos, ya que de tirarlos en cualquier sitio llevará cientos de años su degradación. Son muy contaminantes porque están fabricados con componentes que no son biodegradables en el corto ni en el medio plazo. Además, hoy en día casi todos los envases que pasan por nuestras manos están hechos de estos materiales.

Se producen muchísimos residuos y si no los reciclamos vamos a crear cementerios de plástico que van a provocar contaminación de zonas acuáticas, destrucción de ecosistemas, muerte de animales y plantas,… ¡Sé responsable, por favor! En esta sociedad consumista en la que la gran mayoría de productos son de usar y tirar necesitamos que la población sea responsable. En primer lugar evitando comprar por comprar y en segundo lugar separando los residuos correctamente.

¡Ojo! las pilas no deben de tirarse en este contenedor si no en uno especial para pilas. Normalmente está bien señalizado y lo encontrarás en lugares públicos de tránsito de personas.

Contenedor Naranja

En el contenedor naranja se deposita el aceite vegetal usado. Es decir, todo aquel aceite que solemos utilizar para cocinar (sea de girasol o de oliva). Una vez que dicho aceite no sirva para cocinar más y esté frío, debes verterlo en una botella de plástico con tapón. Cuando llenes la botella de aceite que ya no sirve, la pones el tapón y la llevas bien cerrada al contenedor naranja.

Este tipo de aceites son contaminantes si se vierten sobre el agua, es decir si los deshechas por el fregadero de la cocina. Por lo tanto, realiza esté hábito que te he enseñado y harás un gran favor al medioambiente y a todos los seres  vivos que necesitan el agua para vivir. ¡El agua es escasa, es necesaria y es de todos, cuídala!

Puntos Limpios

Este tipo de lugares se caracterizan por tener multitud de contenedores en los cuales se separan los diferentes residuos que no se pueden tirar en los contenedores que hemos visto anteriormente. Cuando tengas que desechar una televisión, un electrodoméstico, un tubo de luz fluorescente, metales, juguetes, cables,… debes dirigirte a un punto limpio. Todos éstos aparatos y materiales no puedes tirarlos en cualquier sitio. De lo contrario provocarás una gran alteración del ecosistema donde lo tires causando más daño del que te imaginas.

¡Sé responsable y utiliza los puntos limpios! En todas las ciudades los hay, cerca de los pueblos también. Si vives algo más alejado no te preocupes, porque hay camiones y furgonetas que se desplazan hasta allí al menos una vez al mes para recoger este tipo de deshechos. ¡No tienes excusa!

¿Cómo cuidar el agua? Utilización responsable

Como te decía antes: “El agua es un bien escaso y necesario que además es de todos”. Cualquier ser vivo que habita en la Tierra necesita el agua para poder sobrevivir. Eso es así. Creo que con esa frase no debería de decirte nada más para que tengas cuidado y no la malgastes o la contamines.

Caer en esos errores (contaminación y mal uso del agua) es algo fácil y que le puede pasar a cualquiera. Dejarte un grifo abierto mientras friegas los platos, ducharte durante más tiempo del necesario, tirar por el retrete toallitas o productos contaminantes,… Debes proteger el medioambiente y como consecuencia el agua que lo mantiene vivo a él y a ti. Ahora que ya sabes las consecuencias de lo que puede pasar, no tienes razón para no intentar utilizar mejor el agua del que dispones.

Además probablemente seas un privilegiado y puedas acceder a agua limpia y potable con solo abrir el grifo. Acuérdate que hay personas que tienen que caminar unos 20 km al día solo para llenar unas garrafas de agua que no está en muy buenas condiciones pero que es la única que tienen cerca. ¡Los seres vivos estamos hechos casi al completo por agua, no lo olvides!

El cuidado de los árboles y plantas

Los árboles y plantas son una de las cosas más bellas y beneficiosas de la Tierra. Su belleza es innegable. Solo tienes que pararte un rato a contemplarlas con calma y sabrás de lo que te hablo. En cuanto a sus beneficios, son innumerables. Desde plantas medicinales para curar enfermedades hasta árboles que sirven como casa para numerosas especies de animales.

Las plantas y los árboles son los cimientos de la vida natural. Alrededor de ellos se genera el resto de la vida. Proporcionan cobijo, alimento, atraen a las lluvias y como consecuencia el agua de éstas,… Todo son ventajas en los lugares en los que estos seres vivos son los reyes por excelencia. El problema viene cuando el hombre aparece por esos lugares. La tala descontrolada ya sea para la venta de la madera o para ampliar las tierras de cultivo son una lacra para la humanidad. Todo sería sostenible si se hiciera de manera controlada, pero la avaricia del hombre y su insaciable hambre de tener más y más destruyen una de las cosas más bellas que se pueden ver.

Desde nuestro lugar en el mundo debemos cuidar toda planta o árbol que esté cerca nuestro. Y si además podemos plantar alguna vez un árbol o una planta y cuidarla para que se conserve, muchísimo mejor. ¡Los necesitamos más de lo que cree la mayoría de la gente!. Son nuestro pulmón, los que regeneran nuestro aire contaminado por gases tóxicos. ¡Confío en ti para que cumplas con tu deber y cuides del medioambiente tan maravilloso que tenemos!

Puedes consultar más información sobre como influye el ambiente en el que vives en tu salud en la sección de entorno.